Saltar al contenido

16 Minutos de Fé…

28/11/2013

Millonarios volvió a mostrar su cara más opaca…esa que evidenció desde los partidos de pre-temporada y que hemos descrito una y otra vez en los torneos en los que hemos participado…: Un equipo bastante flojo en defensa, con muy poco aporte de los laterales, tenedor excesivo del balón y en esa medida débil en el frente de ataque, con todo y que tenemos al goleador de la Liga Postobón.

Así como el manejo del cuerpo técnico frente al Cali no fue el mejor, frente al Once pienso que tuvo también su enorme dosis de responsabilidad. El 4-4-2 que sembró Hernán Torres iniciado el juego fue temerario. El gran problema fue que puso a ambos creativos por las laterales y dejó a Robayo en la mitad para que aportara más en ataque que en defensa…es decir…limitó la salida de Lewis y de Alex por las bandas…y básicamente le dejó toda la responsabilidad de la marca a Blanco…gran sacrificado en la zona medular. Ese planteamiento funcionó hasta que el Blanco-Blanco comprendió que para pasar de defensa a ataque solo requería un pelotazo desde una de las laterales hacia sus delanteros…nada más…así llegaron los dos goles y sus opciones más claras de ampliar el resultado.

Y entonces…cuando lo más lógico era cambiar el módulo de juego, tomar medidas en defensa que compensaran la inminente derrota que se nos venía…cuando muchos le apostábamos a la entrada del Ganiza Ortiz…se sacrificó al único volante de marca real que teníamos, se mandó a la banca a un creativo y en sustitución…dos delanteros…es decir…terminamos jugando con un ilógico 4-2-4…o mejor un 4-1-1-4…ya que a Robayo le tocó bajarse para aportar en marca…Esas dos entradas acabaron de lapidar a Millonarios y dejaron todo a la Fé…a la esperanza…a la ilusión…a esos cortísimos 16 minutos en los que directivas, cuerpo técnico, jugadores e hinchada nos acogimos al sueño del milagro…ese que finalmente no se dio.

La realidad, la cruda realidad es que solo una extraña suma de resultados nos metería a la final. Si antes dependíamos de nosotros mismos ganando todos los partidos (escenario muy difícil) ahora dependemos que el Cali no sume más de 3 puntos. En esa medida, dejando a un lado el apoyo incondicional hacia la Institución, pienso que la hinchada debe asumir una posición más crítica ante el pobre andar del equipo. El ánimo no es salir a crucificar a nadie…pero resulta lógico que un equipo que lleva año y medio jugando (algunos jugadores más) sea tan frágil en su andar con todo y los problemas de la nómina reducida?…resulta lógico que el DT en finales se ponga a inventar módulos tácticos cuando siempre jugó con un 4-2-2-2?…es claro que teníamos que arriesgar….pero ameritaba tener 4 delanteros?…es lógico pensar siempre que llenando el frente de ataque con atacantes se le darán vuelta a los resultados?…como si nuestro único problema fuera de definición?…era coherente mandar a los creativos por las bandas cuando se poseen atrás dos hombres (Ochoa y Díaz) para cumplir con esta función?…Alguien entendió de que jugó Robayo?…era delantero, creativo,. zaguero…o todas?… Dejo esas inquietudes en el aire para su reflexión.

Por mi parte, esperaré el próximo partido con la misma ilusión de siempre…pero con los pies en la tierra. El panorama es complicado y si bien hay que luchar por la posibilidad matemática hay que empezar a visualizar lo que será de este equipo el próximo año.

@cuenbeto