Saltar al contenido

Con los pies en la tierra

03/04/2014

Millonarios perdió uno de esos juegos que era controlable, administrable y si se le quiere ganable. Lo mostrado en el campo lo demuestra. Qué equipo tan malo ese Medellín… Solo una acción desafortunada como la de Delgado pudo entregarles la victoria…Si bien ese fallo nos costó los tres puntos pienso que el desenlace del partido aportó una serie de lecciones para ser trabajadas, analizadas y discutidas no solo por el equipo y el cuerpo técnico, sino también para la hinchada:

1)      Aún no hemos ganado nada: Tras cinco victorias consecutivas, Millonarios se volvió según los periodistas deportivos “el equipo de moda”… la dupla Candelo-Moreno llenaba de artículos todos los periódicos del país y no faltó quien ya nos postulara como claro favorito para ganar la estrella 15. Millos de local sumó ante Itagui y Patriotas y ganó de visitante ante Fortaleza. Por historia y nómina esos partidos debían ganarse. Quienes vimos el partido del Embajador ante el Junior me darán la razón que al margen del enorme esfuerzo defensivo, Millos sacó ese resultado con cierta dosis de suerte. Ni qué decir del triunfo ante Santa Fé que solo un tiro libre pudo desequilibrar a nuestro favor…Es decir, fueron 15 puntos en línea, producto de una suma de cosas, la mayoría positivas, que por momentos desnudaron nuestras mayores fortalezas como la buena racha que atraviesa Dayro o esa segunda juventud que hoy vive nuestro 10, pero también serios inconvenientes en los regresos en esa defensa que luce desorganizada. La realidad es que esa derrota en Medellín nos sirve a todos para entender que aún no hemos asegurado un cupo a Libertadores ni hemos tampoco logrado la estrella 15,… pero también que queda el tiempo suficiente para ajustar las tuercas porque definitivamente está claro que hay equipo para lograrlo.

2)      Dayro: Millonarios es Dayro-dependiente. Lamentablemente los otros delanteros apenas y si han jugado y cuando lo han hecho que mal se han visto…no hay opciones ni alternativas reales y desde ya las directivas deberían trabajar al respecto de cara a los tres torneos que disputará el Embajador en el próximo semestre. Ojalá el goleador la siga metiendo. Sería un gran orgullo para la hinchada verlo con la tricolor en el mundial…pero será difícil.

3)      Los Carrileros: La pareja Vargas-Robayo ha venido funcionando muy bien ya que le ha dado equilibrio al medio campo participando activamente tanto en defensa como en ataque. Si bien el “Ganiza” no lo hizo mal ante el Medellín, Millonarios no lució tan fuerte como en otros partidos en esta zona, entre otras porque el rol de Ortiz es más defensivo que ofensivo. Se extrañó a Robayo definitivamente.

4)      La Defensa: Si bien el esquema cada partido cambia, a veces con dos centrales, a veces solo con uno, definitivamente se descompensa demasiado el Embajador cuando lo cogen en contragolpe o con un pelotazo al centro a partir de una diagonal. Es común en estas jugadas ver a Cadavid, Torres o a Henriques solos contra el mundo, frente a 3 o 4 jugadores del cuadro rival. Esa situación la hemos vivido en casi todos los juegos y la verdad es que la mala puntería y algunas buenas intervenciones de Delgado han evitado que nos anoten, pero la realidad es que Millos es muy sensible atrás, en donde los retornos no son ágiles y en donde una pérdida del balón en la mitad se convierte en una clara opción de gol para el cuadro rival.

5)      Los Errores Personales: Lo que pasó con Delgado le puede pasar a cualquiera…menos mal que no fue en un torneo internacional o en la definición por el campeonato…pero no debe seguir pasando. No es la primera ves que le vemos a Lucho jugaditas en las que trata de eludir al rival o salir jugando con el balón. Su principal labor como portero es la de alejar el peligro…no de propiciarlo. Ahora bien, es necesario verlo cada tanto subiendo a cobrar tiros libres? Lo más preocupante es cuando sube y no le pega…algunos dirán que es estrategia…otros que es un riesgo innecesario…lo dejo a su consideración.

Ya con la clasificación asegurada, Millonarios deberá concentrarse en sumar tantos puntos como pueda ya que la reclasificación no debería perderse de vista: Un solo punto nos hizo falta para ir a Libertadores.

Aún Lillo se encuentra en la posibilidad de ajustar conceptos. Es indiscutible que el trabajo de la semana se ha notado en el campo de juego y que este Millos es lejos muy diferente a ese equipo deslucido que cerró hace unos meses los cuadrangulares.

Hay motivos para ilusionarse

@cuenbeto