Saltar al contenido

Crónica: Millonarios 0-1 Equidad

02/02/2014

El día era radiante, el cielo azul y camisetas del mismo color adornaban cada uno de los hinchas en los barrios capitalinos que a medida que se acercaban al templo de la carrera 30 con calle 57, se convertían en ríos humanos, confluyendo finalmente en una gran marea azul gracias al centro de reunión, el estadio Nemesio Camacho “El Campín”.

No era raro que este fuera el partido que más expectación despertaba en propios y extraños, ya que seguramente sería (como finalmente fue) la mayor taquilla que equipo colombiano alguno recaudaría en lo que va de lo corrido del año.

Los equipos saltaron a la cancha y antes que se diera el pitazo inicial por parte del central del partido, el antioqueño Wilmar Roldán, tuvo lugar un saque de honor por parte de la mama de Radamel Falcao García, la señora Carmenza Zárate, a quien también  se le entrego la camiseta embajadora.

Inicio el partido con una sorpresa en el planteo inicial de Juán Manuel Lillo, una defensa con tres jugadores y un medio campo con cinco volantes. El juego se dio en su comienzo con un equipo local proponiendo, con toques a primera intención, presionando a los “aseguradores”  y tratando de buscar a Dayro Moreno con pases filtrados.

Pasaban los minutos y los cerca de 20.000 espectadores que llegaron al coloso de la 57 se preguntaban en que momento Millonarios, cambiaría de ritmo para comenzar a intimidar el arco del golero Diego Novoa, momento que nunca llego. El equipo de Lillo se mostró intrascendente con pases laterales, sin peligro ni riesgo, pareciendo que el mandato del director técnico es llegar hasta la raya de gol para empujar el balón y donde estuvo terminantemente prohibido rematar de media distancia, algo inusual en un equipo que juega en la altura y donde esta es una de sus principales herramientas ofensivas

La debacle vino a los 34 minutos de la inicial, cuando después de un tiro de esquina a favor del conjunto Albi-azul, rechazo la saga de la Equidad para realizar un contragolpe fulminante, que supo capitalizar un ex Millos, José “Pepe” Moreno, que con certero remate cruzado venció la resistencia de Nelson Ramos quien atino a achicar el ángulo pero el balón paso por debajo de su humanidad para convertirse en el 0-1 en contra.

Se iba el primer tiempo y lo mismo, un equipo local pausado, sin ideas ni estado físico para arrollar, con una única arma ofensiva como lo es Dayro, al cual todos los equipos de primera división saben que es suficiente marcar con tres jugadores para inhibirlo, así pues no se pudo destrabar el cerrojo de Equidad quien se llevaba tres puntos impensados, lastimosamente el tolimense no puede solo.

Los fieles que estuvimos como cada inicio de campeonato copando las gradas del templo deportivo de la capital, murmurábamos confiado en el medio tiempo que seguramente era un descuido y que en la complementaria el equipo más veces campeón arrasaría, como se acostumbró a verlo cuando se estuvo por debajo del marcador en otras ocasiones, que tendría que venir el gol del empate rápidamente para después aumentar el marcador. Nadie se esperaba un segundo tiempo como el que se dio.

En los 45 minutos finales pareciera que los jugadores de Millonarios no supieran como iba el marcador, que hicieran oídos sordos a los clamores de la hinchada que les pidió celeridad, entereza, gallardía y amor propio por esa camiseta que tiene historia y se debe respetar. Todos los balones pasaron por Mayer Candelo, un jugador quien habría que decirle a Lillo que está próximo a cumplir 37 años, que no está para un partido de 90 minutos y ni siquiera para jugar medio tiempo, lo demostró no solo en sus pases ineficaces, si no en la debilidad de su pegada que denota una edad avanzada para el fútbol profesional.

Por su parte al refuerzo estrella, Fabián Vargas, que es consciente de la resistencia de la hinchada “millonaria”, se le vio falto de ritmo por no llamarlo falto de ganas , fue el primero en ganarse los improperio bajados de los gritos desesperados de  hinchas azules, dada las infortunadas declaraciones por parte del medio campista, que en cada ocasión que tiene para expresarse ante un medio de comunicación, lo hace expresando sus amores por el equipo rojo del cual es hincha ; quedo debiendo mucho y tendrá que hacer mucho, pero mucho más para ganarse el afecto de la hinchada.

Por su parte a Lewis Ochoa estuvo pesado, lento y dubitativo en la banda derecha, apenas lógico por su reciente lesión y demostrando que aún le restan unas cuantas fechas para estar por lo menos al 50 % del rendimiento que todos le conocemos. Jonathan Agudelo sin peso ofensivo le dio paso a Yúber Asprila, que después de dos años poco a poco se va quedando como una eterna promesa sin llegar a realizarse como el goleador que se esperaba en su debut.

Pasaron los minutos y fueron más certeros los contragolpes de Equidad, que siendo sinceros estuvo más cerca de marcar el segundo que Millonarios de llegar al empate; recién al minuto 78 un disparo de media distancia, bien rechazado por Novoa fue la opción más clara de igualar las acciones. Así entre los futbolistas de uniforme blanco quemando tiempo, como un elenco local al que no le importo perder se terminó el primer partido de local, la primera derrota y la primera decepción de este primer semestre de 2014.

Habría que decirle a Juan Manuel Lillo que siendo este el primer equipo grande que dirige en su carrera, que acá en Colombia los jugadores tienen que concentrar, que el proceso debe venir acompañado de resultados, prioritariamente de local, donde la hinchada fiel nunca abandona pero tampoco da mucha espera, además que su buena oratoria no es nada si no va llevada de la mano de victorias y que además no se debería desgastar en elogios a sus rivales en las ruedas de prensa sin si quiera trabajar en la semana que fue lo que se vio la tarde-noche del 2 de febrero

Millonarios: Nelson Ramos ; Lewis Ochoa , Andrés Cadavid , Oswaldo Henríquez ; Fabián Vargas , Elkin Blanco , Rafael Robayo , Omar Vásquez , Máyer Candelo ; Jonathan Agudelo  y Dayro Moreno . Cambios: Yúber Asprilla por Agudelo ( ST). DT: Juan Manuel Lillo.

Equidad: Diego Novoa; Yonni Hinestroza , Wílmer Díaz , Pedro Portocarrero, Elvis González ; Iván Rivas , Jhon Valencia , Paulo César Arango , Freddy Hinestroza ; José Moreno y Henry Hernández . Cambios: Fernando Batiste por Rivas ( ST) y Lionard Pajoy por Hernández (ST). DT: Néstor Otero

Goles: José Moreno (PT), para Equidad.

Ricardo Fernández Rúiz – @rolo_cumbiero87