Saltar al contenido

Crónica: MILLONARIOS 2 – 2 Huila

26/02/2014

Martes de pasión en Bogotá y Millonarios con la obligación de ganar, así se pintó la noche capitalina del 25 de febrero.

Una vez mas Juan Manuel Lillo, presento un hibrido en la nómina inicialista que exceptuando los casos de Andrés Cadavid, Mayer Cándelo y Rafael Robayo por tener acumuladas dos tarjetas amarillas, fueron excluidos por el cuerpo técnico pensando en el clásico del próximo sábado. En estos casos puntuales cabe darle el beneficio de la duda al cuerpo técnico. Por otro lado no se entiende como Fabián Vargas, Luis Delgado y sobre todo el gran goleador Dayro Moreno no fueron puestos de inicio, dando una vez más pie para hablar de la especulación, experimentación o como se le quiera llamar a la labor del técnico español que en un equipo grande, está obligado a ganar todos los partidos, sobre todo de local.

Si bien Lillo parece no conocer bien la idiosincrasia del equipo más grande del país, tiene al lado un eterno referente embajador como lo es Oscar Cortés que debería aclararle como son las cosas con la hinchada cuando no se enfrentan los partidos con la seriedad necesaria.

El primer tiempo transcurrió con un Millonarios dominando el balón, realizando toques laterales, tratando llevar a cabo el denominado fútbol de posición, pero careciendo del desmarque necesario, de los toques a primera intención, de los  pases en profundidad que indica esta escuela futbolística necesarios,  para que el equipo no sea predecible, lento y sin peligro como se mostró en la primera mitad.

Tuvieron que transcurrir 15 minutos para presenciar el primer y lo que sería a la postre el  único remate a puerta en la primera mitad, hecho por Harrison Otálvaro, al que se le vio muy falto de ritmo, siendo este el primer juego en el que actúa como titular desde que se recuperó de la pubalgia que lo mantuvo alejado de las canchas hasta la fecha anterior.

Por su parte Huila aprovecho la falta de marca en el equipo azul, donde el único recuperador fue Elkin Blanco, haciendo vulnerable a Millonarios cuando no se tenía el balón. En las pocas ocasiones que la visita fue al frente de ataque creó serio peligro, como en el remate de Eliecer Quiñonez que disparo con total libertad al arco, batiendo a Nelson Ramos, quien se estiro con mano cambiada pero nada pudo hacer para impedir el 0-1 en contra.

Se esperaba la reacción inmediata de Millonarios, pero terminando la primera mitad del encuentro, un tiro de esquina rechazado por la defensa huilense, sirvió para que se iniciara un contrataque, en el que hubo falta sobre Dahwling Leudo pero que el árbitro antioqueño Gustavo González  no cobró, dejando servida la esférica a Didier Moreno, quien remató para que el arquero azul se quedara mirando quieto como entraba el balón a la portería norte del Nemesio. Un Nelson Ramos que se demuestra muy lejos del nivel que tuvo alguna vez, donde los remates que le llegaron al arco en la primera mitad  terminaron en gol; el arco es la posición donde menos se debe rotar y el claro dueño de la titular, a no ser por caso de fuerza mayor, bajo los tres palos debe ser siempre Luís Delgado.

Para la segunda mitad el equipo entro sin cambios, una situación inaudita donde el técnico ibérico siguió dejando a la fórmula del gol en la banca; con un Wesley que al ser su primer partido se sacrificó yendo mucho a la mitad del campo a buscar el balón, debido a que ni Omar Vásquez ni Otálvaro tuvieron su mejor noche.

Tuvieron que pasar diez minutos de la complementaria para que el español cambiara a Jonathan Agudelo, quien pasó desapercibido mientras estuvo en la cancha y como delantero no realizó ningún tiro al arco, dándole un estruendoso aplauso  por parte de la hinchada a la entrada de Dayro Moreno.

El segundo cambio fue la salida de Jefferson Herrera por el camerunés Modeste M’bami, quien le dio claridad al medio campo embajador, ayudándole en marca a Blanco y pasando bien el balón a los delanteros creando serias opciones de peligro. El africano dejo muy buena impresión a los cerca de 12.000 espectadores que fueron al templo del futbol capitalino.

Con los cambios comenzaron a llegar las opciones, Wesley tuvo la oportunidad de ir más al frente de ataque, mientras que Vásquez, que fue remplazado posteriormente por Yuber Asprilla, y Otálvaro encontraron en el camerunés un socio ideal para desdoblarse y encontrar espacios en la saga huilense, sin mencionar que Dayro mete miedo a cualquier defensa y cambia el chip de sus compañeros.

El primer gol vino proveniente de un tiro de esquina cobrado desde la zona oriental por Otálvaro, que cabeceo bien en el área chica Oswaldo Henríquez, de discreto partido en defensa al jugar con perfil cambiado, para dar esperanzas a los 20 minutos de la complementaria.

El embajador se le fue encima al Huila que comenzó a quemar tiempo y siguió haciendo lo que vino a hacer a Bogotá, absolutamente nada, encerrado bajo los palos con dos líneas de cuatro para hacer lo que todo equipo chico viene a hacer a la capital, buscar un punto, que es oro siempre cuando de enfrentar a Millonarios se trata.

Las opciones de gol eran muchas, Wesley desperdicio un par, siendo un cabezazo errado, cuando estaba sin marca , la más clara que desperdicio el brasileño, que al debutar a mitad del campeonato, tendrá que demostrar rápidamente en los próximos encuentros, porqué se le dio tanta espera.

Y llego el empate finalmente con el de siempre, el que apaga los fuegos, el único delantero que hace los goles en el cuadro azul, Dayro Moreno de puntazo debajo del arco batió al uruguayo Ernesto Hernández, faltando poco menos de 15 minutos para el final. Siguió el local empujando por la victoria, pero sin lograrlo, cuando en la última jugada le fue bien anulado un gol al tolimense de Chicoral por clara posición adelantada.

Se acabó el partido, dos puntos más perdidos como local pese a que el trámite del partido parezca decir lo contrario. El Campin en lo que va de este 2014 ha dejado de ser el fortín millonario en el cual si se cedían una o dos unidades por campeonato era mucho. Los números hablan por sí solos: de 12 puntos se han logrado tan solo 4 como local, recordando que en el último clásico tan solo para efectos de taquilla, el dueño de casa era el rival de patio.

Muchas cosas para reflexionar quedan de este martes que una vez más nos deja preocupados con miras al clásico, pareciendo que a este equipo sólo le sirve jugar presionado por los malos resultados y aparece con toda su jerarquía en los clásicos.

Si bien al hincha le interesa ganar si o si los partidos contra los rivales históricos, como es la obligación, también cabe aclarar al cuerpo técnico que todos los partidos sin importar el rival dan tres puntos al que los gane. Que si bien se es consciente por parte de la afición que el nuevo sistema futbolístico implantado por Lillo necesita de tiempo, el español no está en un equipo chico como los que ha dirigido a lo largo de su carrera y que acá de local se gana o se gana. Con estos puntos perdidos se va a apretar la clasificación a las finales de mitad de año si se sigue con una rotación para la cual no se cuenta con el suficiente material humano y la que además es innecesaria al estar disputando tan solo la liga Postobon 2014 en su primer semestre.

De nuevo en el clásico que viene en vez de llegar con aire en la camiseta, se llega con el agua al cuello, se tienen que ganar los tres puntos para que los números no comiencen a cobrar factura al laboratorio de experimentos raros que quiere montar Juan Manuel Lillo.

MILLONARIOS: Nelson Ramos; Jéfferson Herrera, Román Torres, Oswaldo Henríquez; Dhawlin Leudo, Elkin Blanco, Hárrison Otálvaro, Álex Díaz; Omar Vásquez, Wesley Lopes y Jonathan Agudelo.

Cambios: Modeste M’Bami por Herrera (ST), Dayro Moreno por Agudelo (11′ ST) y Yúber Asprilla por Vásquez (ST). DT: Juan Manuel Lillo.

Atlético Huila: Ernesto Hernández; Jéfferson Lerma, Janéiler Rivas, César Mena, Jonathan Murillo; Eliser Quiñones, Didier Moreno, Jean Carlos Becerra, Jarol Martínez; Hernán Hechalar  y Jean Carlos Blanco.

Cambios: César Valoyes por Quiñones (ST), Iván Garrido por Becerra (ST) y Christian Mejía por Blanco (ST). DT: Virgilio Puerto.

Ricardo Fernández Ruiz – @rolo_cumbiero87