Saltar al contenido

¿Cuál es el balance?

27/02/2014

 El próximo domingo, Millonarios se enfrentará a Santa Fe en la jornada de clásicos que marcan la mitad de la primera fase del campeonato. Pero, ¿qué balance deportivo tiene el equipo jugadas 8 fechas?

El equipo ‘embajador’ se ubica en la séptima posición con 12 puntos, producto de 3 victorias, 3 empates y 2 derrotas, para un rendimiento del 50%.

De los cuatro partidos que ha jugado en condición de local, le ha ganado a Atlético Nacional, ha perdido contra La Equidad, y ha empatado frente Once Caldas y Atlético Huila. Mientras que en los cuatro encuentros jugados de visitante, venció a Envigado e Independiente  Santa Fe, se fue a tablas con Deportivo Pasto y cayó ante Boyacá Chico. Esto indica que el cuadro capitalino ha realizado una mejor campaña de visitante que de local, a diferencia del campeonato anterior en donde convirtieron al estadio El Campín en un fortín.

Tal vez, la causa principal del bajo rendimiento de los azules se debe a la rotación de jugadores que realiza el técnico Juan Manuel Lillo, puesto que Millonarios cuenta con una nómina corta, a la cual le llegaron pocos refuerzos para este semestre (Fabián Vargas, Wesley Lopes, Modeste M’Bami, Anderson Plata, Oswaldo Enríquez y Omar Vásquez) y se complementó ascendiendo jugadores destacados en las categorías inferiores.

Por el conocimiento y la experiencia que ha obtenido el estratega español a lo largo de su carrera, es posible que pueda pensar que la plantilla con la que ahora cuenta le alcanza para rotar el equipo; no obstante, un gran porcentaje de la hinchada no cree lo mismo. En Millonarios hay suplentes que en algún momento pueden ayudar a refrescar ciertas zonas del esquema, puesto que  el calendario del campeonato es exigente y los titulares necesitarán que en algún momento les den un respiro.

Cabe resaltar que Juan Manuel Lillo viene a ejecutar un modelo europeo que ha sido exitoso en varios clubes del viejo continente, pero también es cierto, que todo proceso necesita un tiempo de adaptación en donde las derrotas son inevitables y más notorias que las victorias.

El problema se centra en que en los últimos años el equipo acostumbró a su hinchada a pelear los primeros puestos y a disputar finales, la cuales nos dejaron un título por Liga después de 24 años y otro en Copa. Por esta razón resulta incómodo realizar un análisis del nivel deportivo del equipo en la actualidad.

En lo corrido del semestre, el cuadro bogotano ha tenido presentaciones malas en donde se vio muy estático, sin ideas y hasta desordenado, como los encuentros que disputó ante el Boyacá Chico de visitante y frente la Equidad como local. Igualmente tuvo partidos en donde se pudo percibir un equipo organizado, rápido, claro en los pases y comprometido, como los jugados contra Atlético Nacional e Independiente Santa Fe.

En algunos medios de comunicación se ha mencionado que la junta directiva del equipo ‘embajador’, le dio seis meses de espera al técnico para que se pudieran empezar a ver los resultados favorables del nuevo modelo; esta es una determinación que genera inconformidad y desconfianza en la hinchada, porque se está hablando de perder un semestre mientras el cuerpo técnico y los jugadores se adaptan al nuevo proyecto.

Sí lo analizamos a profundidad, este puede ser un proyecto que a futuro puede traer consigo una cosecha de triunfos y solvencia económica para la institución, lo digo pensando en lo sucedido a mediados de 2006 cuando Millonarios contrató al técnico Juan Carlos Osorio proveniente del Manchester City de Inglaterra, su llegada trajo consigo muchas especulaciones desfavorables, ya que sonaba algo errante pensar en aplicar un modelo europeo en el fútbol colombiano; como ya lo sabemos este modelo no se pudo ejecutar en su totalidad por múltiples razones, pero también es cierto que ese experimento que inició en el equipo ‘embajador’, dio frutos años después en el Once Caldas y Atlético Nacional.

Entonces, ¿por qué no podemos esperar un tiempo prudencial para que Juan Manuel Lillo pueda ejecutar su proyecto y así poder sacar conclusiones respecto a su trabajo??

Como lo mencioné en líneas anteriores, Millonarios es un equipo que no puede dar espera, pero también es cierto que el estratega español no lleva dos meses trabajando con el equipo, hasta ahora está conociendo el medio y el estilo del fútbol colombiano. También que existe una resistencia por parte de la afición hacía Lillo y que se deben a dos aspectos en especial: la primera, que las directivas de la institución terminaron un proceso exitoso de la mano de Felipe Gaitán y Hernán Torres, en donde el equipo alcanzó una solvencia económica y un excelente trabajo deportivo, que le permitió al equipo pelear títulos; y la segunda, que los medios de comunicación especularon y se mostraron escépticos frente a la llegada del cuerpo técnico español, mensaje que llegó desfavorablemente a la hinchada ‘embajadora’.

Para terminar, solo queda plantear a nivel personal los aspectos a favor y en contra de este primer bimestre de Juan Manuel Lillo en cabeza de Millonarios, para así poder responder ¿es conveniente esperar?

Gina Katherine Patiño H – @KTYK0915