Saltar al contenido

Cuando no se puede hablar de fútbol…

20/07/2014

Y es que este impedimento nace de la necesidad imperiosa de gritarle a las directivas de nuestra Institución (porque es que es nuestra, de la afición, de Bogotá y de los colombianos), que a Millonarios se respeta y que con lo que salimos a jugar frente a Envigado es un verdadero desaguisado. Qué triste que la victoria, para la retina del prudente, analítico y sensato hincha Embajador, se haya convertido en una simple anécdota predecible y en la sumatoria de los tres primeros puntos para la tabla de posiciones.

Un estadio vacío, frio, engañado, timado y lleno de incertidumbres respalda vehementemente mi postulado. Quiero dejar muy en claro que no tengo nada en contra de los once hombres que Lillo alineó, en El Campin, por el contrario, me pareció un acto de profesionalismo y de respeto por la camiseta que hombres como Mayer, Vargas y compañía hayan logrado ese primer objetivo. Jugaron como física y técnicamente pudieron, un equipo limitado y muy simple que presentó sus mejores momentos en el primer tiempo, jamás se podrá decir que no jugaron con ganas.

Lo que quiero decir desde el principio es que la victoria de Millonarios es inobjetable, que lo que no está bien y no anda bien es la falta de seriedad y decisión de las directivas en materia de contrataciones; comenzó la Copa y ya tenemos en nuestro haber tres derrotas consecutivas, comenzó la Liga con una victoria de barrio, y me refiero de esa manera, con todo el respeto hacia el rival, pero es que este Envigado no pasará de ser un equipo semillero de fútbol, sus intereses están por otros lados y no para entrar en el concierto real de la competencia. Se trajeron dos “refuerzos” que a mi manera de ver, si se trataba de reemplazar a Dayro, pues no le llegan ni a los taches; y uno de ellos, Fernando Uribe, ya se lesionó (dos semanas por fuera) y de Andy Polo, muchas ganas pero poca técnica, parece ser uno de aquellos jugadores “fritanga”, puro corazón y vísceras.

El mensaje de este escrito es muy claro, esta dirigencia de Millonarios sigue creyendo que se puede seguir lucrando a costa de la mejor afición del mundo, pero ayer, y por primera vez en mucho tiempo, se dieron cuenta que también tenemos derechos, que nuestros deberes siempre los hemos cumplido religiosamente y a cabalidad, pero nuestra Institución no puede retroceder y perder lo que se ha conseguido en los últimos tres años.

Se viene la Suramericana…y ahora si…qué putas va a pasar…???

PD: y me perdonan la expresión pero me siento impotente, como en aquellas épocas de los Franco, los García y los López, que miedo esos fantasmas por Dios…!!!

Camilo Andrés Salcedo E.