Saltar al contenido

DIMAYOR: EJERCIENDO EL MATONEO?

05/08/2013

No sé ustedes, pero particularmente yo he sentido una total indignación después de conocer la noticia de la posible sanción al jugador Jhonny Ramírez por parte de la Comisión Disciplinaria de la Dimayor. Como dirían las abuelas: ¿Y esto que contiene?!

Resulta que ahora la Dimayor considera que un jugador no tiene derecho a hacer uso de los mecanismos constitucionales que tiene a disposición CUALQUIER CIUDADANO COLOMBIANO como la acción de tutela. Vaya osadía!

Argumenta la notificación de apertura de investigación que le hizo llegar la Dimayor a Ramírez y a Millonarios FC., que el jugador habría incurrido en la violación de más de 9 artículos de los reglamentos de la FIFA, la Federación Colombiana de Fútbol y  la Dimayor. Basados en que las disputas entre personas vinculadas a la Federación y sus diferentes divisiones se deben dirimir bajo los reglamentos internos, quieren meterle al jugador una sanción entre 3 meses y 1 año de suspensión por “atacar” con tutela sus disposiciones (esto me suena a bulling)

No sé en qué sustentarán la defensa de los abogados del jugador, pero es absolutamente aberrante e insolito que se insinúe que la acción de tutela es un mecanismo prohibido para los jugadores.

Este caso de Jhonny Ramírez está sometido evidentemente a los tribunales deportivos creados por  la Dimayor. De  hecho la demanda del Chicó contra el jugador reposa en los escritorios de los integrantes de la Comisión del Estatuto del Jugador quienes recuperaron su competencia para fallar, gracias a la juez que tumbó un fallo de primera instancia en el que se ordenaba  retirar el caso de dicha Comisión y pasarlo a la justicia ordinaria.

Pero someterse, a las buenas o a las malas, a la justicia privada de la Dimayor no le quita a ningún jugador, como ciudadano colombiano, la libertad de acudir a otras instancias si considera que se le están vulnerando sus derechos fundamentales. Los dirigentes del fútbol cometen el error de ignorar que antes que “jugadores”, los futbolistas son ciudadanos a los que la ley cobija sin discriminación de raza, credo o condición social. Es más, estoy por pensar que los dirigentes creen que los reglamentos de la FIFA y de la Federación están por encima de la Constitución Política de nuestro país. Señores: el fútbol no es omnipotente!

¿Qué pensará el Defensor del Pueblo (que parece más bien el Defensor del Puesto), integrante además de la Comisión Arbitral,  al ver que a un jugador lo están investigando por querer proteger su derecho al trabajo o el derecho al debido proceso?. ¿Qué pensará el señor ministro Rafael Pardo, al ver que el malo del paseo es un empleado al que su patrón no le pagaba de acuerdo a la ley y no le garantizaba su seguridad integral? ¿Qué pensará el doctor Pardo si leyera los contratos que redactan algunos clubes, llenos de ilegalidades pero avalados por Coldeportes? (Ministro, no coma cuento. En el fútbol colombiano ningún jugador experimentado se gana el salario mínimo. Gana mucho más y usted lo sabe)

Que no se pierda el norte de esta discusión. Este es un lío netamente laboral (nunca disciplinario) y la Comisión del Estatuto del Jugador debería esperar el fallo del juez ordinario que determinará si Chicó FC incumplió sus obligaciones y se configura la justa causa de la renuncia de Jhonny Ramírez. De ser así, se acabaría el problema inmediatamente. Ramírez no habría incurrido en ningúna falta disciplinaria, el contrato con Chicó FC quedaría cancelado desde el 15 de noviembre de 2012 y por ende el convenio deportivo con Millonarios FC. En consecuencia el equipo azul habría contratado un jugador libre y…. caso cerrado!

Me temo que si las cosas siguen así, la sanción contra Jhonny Ramírez se va a hacer efectiva antes del fallo del juez laboral que lleva la demanda en un despacho de Tunja.  Ya sea por parte de la Comisión del Estatuto del Jugador o de la Comisión Disciplinaria (disparan de todas partes) la suspensión podría caer más temprano que tarde. Si los jugadores no alzan su voz de protesta en serio y los hinchas siguen pensando solo en si la pelota entró o no entró, Ramírez y todos los que se atrevan a defender sus derechos se irán  del fútbol sancionados por un buen tiempo y los directivos se saldrán con la suya una vez más.

Como diría el comercial de un circo famoso: “Después no digan que no les avisamos”. A los hinchas de Millonarios les pido que por favor estén muy atentos a este tema. La veeduría ciudadana es vital. Para la Dimayor sería mejor que este problema no se hiciera tan visible, pero lamentablemente para ellos, el caso involucra el corazón y la tranquilidad de la hinchada más grande y más influyente el país. Así que abran bien los ojos, opinen y traten de aportar soluciones.

En cuanto al partido ante el DIM, pues no hay mucho que decir, excepto que a pesar del resultado el equipo jugó aceptablemente y por momentos bien. Si, hubo muchos errores individuales y del sistema defensivo en general, pero mi conclusión es clara (espero no equivocarme): Este Millonarios mete más miedo incluso que el equipo que ganó la estrella 14.

Un Abrazo y no paren de alentar!

Gisselle Aparicio –   @gisselleapa