Saltar al contenido

Felipe Gaitán habló sobre su salida de Millonarios

19/12/2013

El saliente presidente embajador Felipe Gaitán concedió una entrevista a El Tiempo donde aclaró su salida del club y lo que vienen para Millonarios con la llegada de Saldarriaga y Lillo.

¿Por qué se fue?

Había cumplido un ciclo.

¿Qué los divide?

Serpa y el grupo Amber quedaron por fuera de la junta, y deberían estar allí por su porcentaje: 23 por ciento. Eso genera diferencias. Sobre la deuda famosa, de 5.500 millones de pesos con Premium (fondo ligado a Interbolsa), se pagó este año con la caja, por los buenos ingresos y la gestión que tuvimos.

Los ingresos crecieron: en el 2011 fueron de 11.000 millones, este año van a ser casi de 45.000. El equipo perdió plata 25 años y vino a generar utilidades en los años 2012 y 2013, los de mi gestión. Crecimos en taquillas en un récord de 20.000 millones de pesos y vendimos jugadores por primera vez en 10 años. En el caso de Pedro Franco, que ha generado polémica, teníamos que venderlo. Se le vencía el contrato y si no se vende antes, quedaba libre y se perdía un activo.

Millos tendrá un nuevo DT español, contratado por un director deportivo español que ustedes trajeron hace meses. ¿No cree en ese ‘modelo español’ o no lo invitaron a participar?

Yo visualicé la llegada del modelo español para empezar en las divisiones inferiores y una vez vistos los resultados, que se trasladara al equipo profesional. Pero los accionistas querían hacer el paso de una vez al equipo profesional con una cabeza: José Portolés, quien a su vez contrató al nuevo técnico: Juan Manuel Lillo. Hay diferencias en la visualización futura de esa etapa deportiva. Yo no hubiera salido de Hernán Torres. Ese fue mi planteamiento. Me parece que él hizo un excelente trabajo. Merecía seguir. Eso hace parte de mi salida.

¿Quién ideó traer ese ‘modelo’?

Conocí a Portolés hace un año a raíz del vínculo con el Real Madrid, y desde ahí empezamos a tener conversaciones y a pensar en que viniera a asesorar a Millos. Me parecía pertinente traer a Portolés, pero es un tema de tiempos porque Millonarios, a mi gusto, todavía está en construcción. No está para repartir dividendos. Debería estar invirtiendo en una sede deportiva; apenas estamos naciendo (…) sin desconocer el hecho de que para llevar al equipo a otro nivel se requiere traer la experiencia de gente que conoce el fútbol español, que es el que está por encima del resto.

¿Y en qué consiste el ‘modelo español’?

Es mucho más rápido, que se desmarcan mucho más los jugadores, que se saben parar mejor en la cancha. Eso va en la parte técnica.

¿El otro punto de quiebre fue la repartición de dividendos?

No está decidida. Dependerá de lo que pase con la caja. El año entrante, en términos de taquilla, estará más apretado. No tenemos una final de Superliga; el torneo en primer semestre garantiza para los que clasifiquen únicamente una taquilla y no tres. Cuando hay ingresos apretados y se tiene una nómina que ha crecido de $ 600 millones a 1.300 millones en dos años, hay que trabajar la caja. Hay una serie de inversiones adicionales con la llegada de los españoles que pueden apretar financieramente. Hubiera preferido dejar a un técnico que me garantizara una clasificación.

Entonces, ¿usted no se va por el fracaso deportivo del 2013?

Esperaba mejores resultados, pero miro el trabajo de Hernán Torres en su conjunto y es muy positivo: llegar a una semifinal de una Suramericana (en el 2012), ganar una liga después de 24 años y llegar a una final de Copa Postobón.

¿Quién manda en Millonarios, Juan Carlos Ortiz?

No. Hay una junta que toma las decisiones y representa a diferentes accionistas…

La impresión es que Juan Carlos Ortiz quiere dividendos para tapar su quiebra bursátil…

Conozco unos ocho accionistas grandes de Millonarios y, hasta donde sé, cada uno es independiente y autónomo.

¿Millonarios tiene demanda? La Supersociedades investiga la composición accionaria por el caso Interbolsa, y los anteriores accionistas amenazan con demandas…

Lo único que hemos oído es ruido en medios. No ha llegado la primera notificación, y si llegara estamos totalmente blindados. El negocio entre la Corporación y Azul y Blanco se hizo con aprobaciones de Gobierno, de la Dirección de Estupefacientes, de la Asamblea de la Corporación, y hay una conciliación ante la Supersociedades. Incluso hay una cláusula de unos 2.400 millones de pesos, de que la marca le pertenece a Azul y Blanco. Permanentemente nos piden la composición accionaria. Millos tiene revisoría fiscal, auditorías, control de lavado de activos…

Fuente: eltiempo.com