Saltar al contenido

La armada española

13/08/2014

Tras la salida de Portolés, la avanzada española que llegó a Millonarios en Enero representada por el director técnico, el director deportivo y el presidente, quedó reducida a un Juan Manuel Lillo que en el papel, no pareciera que continuase más allá de Diciembre.

Recuerdo que todo ese tema de traer un nuevo modelo deportivo comenzó a gestarse en esas épocas en que Noemí Sanín y las directivas vigentes se interesaron por retomar relaciones con el Real Madrid: Hubo visitas a las escuelas de formación del club español, nos visitaron, se tomaron fotos y hasta nos alcanzó para un partido de fútbol en el Bernabéu. Esa tarde del 26 de septiembre en la que Millonarios se llevó una de sus peores goleadas en suelo blanco…mientras la hinchada resistía con decoro las bromas y humillaciones por semejante resultado, los directivos pensaron ingenuamente que la solución a los problemas deportivos del club estaba al frente de ellos, a pesar de que en ese entonces éramos líderes en el torneo local y veníamos realizando una buena campaña en la sudamericana. El modelo español tomó más fuerza que nunca ese día y pudo haber iniciado en enero del 2013… sólo la estrella 14 logró detener lo que parecía un hecho, se le dio continuidad al cuerpo técnico y el tema se mermó hasta que el ciclo simplemente se fue deteriorando…y la salida de Hernán Torres empezó a hacerse necesaria.

Y entonces, un buen día se le vendió a la hinchada el tema de que Lillo y compañía llegarían al club para cambiarlo todo…para mejorarlo …e ingenuamente habían razones para creer: Pienso que el tema del técnico extranjero le daba un cambio de panorama al juego desgastado de Millonarios y el hecho de que Portolés hubiese estado antes en clubes españoles, rusos y mexicanos vendía la sensación al hincha de que se estaba trayendo gente que verdaderamente le podía aportar al club, más teniendo en cuenta que el futbol español viene siendo potencia en los últimos años. La realidad es que el Presidente no duró más de dos meses así que su gestión nunca se vio, Lillo se encontró con una nómina desgastadísima que con sufrimiento a veces y suficiencia en otras logró sacar adelante, y el señor Portolés con un equipo limitado en prácticamente todos sus aspectos importantes, necesitado de un plan de trabajo real para la Institución que compensara esos vacíos. A hoy, más de una persona se rasga las vestiduras por el salario del señor y las ventajas contractuales que este tenía pero pocos hinchas…periodistas…y en general, prácticamente nadie se pregunta por qué Millonarios firmó unas condiciones tan evidentemente ventajosas para el señor Portolés…fue casi como entregarle las llaves de la casa a un perfecto extraño para que hiciera lo que quisiera…Nos trajo a M’Bami a pesar de que Ramírez cubría la misma posición…uno no jugó más de 10 partidos en el club…el otro ahora se está bronceando en Barranquilla. Nos trajeron a López como complemento de Dayro…uno se fue habiendo anotado un solo gol y con los bolsillos llenos…el otro partió a México dejando huérfana la delantera Azul…llegó un pelado costosísimo de 19 años a integrar nuestro Millos a pesar de que pudo dársele la misma oportunidad a un juvenil nacional, se dejó ir a Otálvaro a pesar de que carecemos de creativos y en general, mantuvo la misma nómina repleta de altibajos…insuficiente para tres campeonatos de los cuales ya nos eliminaron en uno.

Eso ha sido lo que nos ha traído la armada española, ese modelo revolucionario que se nos pintó en Enero…así que no puede menos que preguntarse… qué va ahora a hacer Millonarios?…se traerán a más españoles a llenar las sillas de los extranjeros que han ido quedando vacías? …se insistirá en que la solución es adoptar un modelo futbolístico que ni siquiera nuestros mismos dirigentes entienden?…se cambiará la idea una vez más a un nuevo modelo?… o incluso…,  se retomará lo que hace unos años inició Richard Páez y consolidó Hernán Torres de la mano de Felipe Gaitán? La derrota abultada ante Nacional, no puede menos que verse como el fracaso a esa idea de traer de la nada un modelo futbolístico poco consecuente con la realidad Azul…una realidad en que claramente no se ha visto mejor al Embajador y en donde pareciera que eso que con mucho esfuerzo se logró en años anteriores se ha ido perdiendo.

Si bien, no puede menos que tranquilizar al hincha la salida de Portolés, la verdad es que económicamente vamos a quedar peor y sumidos en un escenario en donde claramente la posibilidad de traer refuerzos, así sea en Septiembre pareciera poco viable. Con dos campeonatos a cuestas pareciera que lo más sensato es que Millonarios se concentrara en solo uno ya que su nómina no da para más. Sé que la historia del club lo obliga a tener que disputarlo todo, a luchar por todo…pero usted y yo amigo lector, tenemos claro que apenas y si tenemos un once competitivo.

Y así, de la misma forma en que señalaba en artículos previos, solo nos resta rezar… confiar…soñar… esperando que los muchachos compensen en la cancha, con su sudor y amor propio, lo que claramente desde afuera ya no se hizo…Lo que quedó ya para el próximo año.

@cuenbeto