Saltar al contenido

¿MEDIO LLENO? ¿MEDIO VACÍO?

03/03/2014

Se completó la primera mitad de este semestre en liga y ya los jugadores, los hinchas y la prensa hablan con más propiedad del ‘proceso Lillo’ en Millonarios, pero no hay unanimidad en el concepto y es hora de que todos nos preguntemos ¿La copa está medio llena o medio vacía?

En primera media hay que aceptar que Juan Manuel Lillo ha sido sincero y honesto en los conceptos de cada partido, el técnico no oculta las falencias que ha mostrado el equipo, pero no ha aceptado o mostrado el rumbo que quiere para este Millonarios. En cada rueda de prensa hay una pregunta que se repite y, hasta hoy, no pierde vigencia:

“¿Cuál es el verdadero Millonarios, el que juega de igual a igual los clásicos o el de los otros partidos que se complica con equipos de menor nombre?”

A este cuestionamiento el técnico español atina a decir que todo cambia en tres días, que no hay un partido que lo haya 100% contento y la única muestra de lo que quiere para Millonarios hacia el futuro es el partido con Boyacá Chicó en Tunja donde, para él, con rotación de jugadores, con recuperación y posesión en campo contrario, lo único que faltó fue efectividad o como él mismo Lillo dice “ser acertados”.

Pero es inevitable hacer análisis afuera de la sala de prensa y teniendo en cuenta más el equipo en cancha que las respuestas del técnico; 

– Para los jugadores el proceso hasta ahora va tomando forma, aun hacen falta semanas de trabajo y acoplamiento, se están viendo los resultados en el trámite de cada partido y, aunque a ningún futbolista le gusta jugar partido de por medio, no dan conceptos sobre la rotación, la respuesta es la misma “esté quien esté en cancha todos van para el mismo lado”. Con estos conceptos y declaraciones vemos que los jugadores ‘embajadores’ ven la copa medio llena, todos tienen oportunidad, todos respetan las decisiones técnicas, consideran que el trabajo va en la mitad y que los resultados hacia el futuro serán mejores.

 – Para la hinchada no hay un concepto sólido. Por una parte el equipo ha dejado escapar puntos en casa con rivales que no se pensaba (La Equidad, Once Caldas y Huila) aspecto que molesta mucho a los que cada partido asisten al estadio El Campín con la esperanza de salir con 3 puntos en el bolsillo, pero que salen con la sensación de haber salvado el partido con lo justo. En los partidos como visitante (Envigado, Boyacá Chicó y Pasto) se ha tenido el balón, se ha generado fútbol, pero no ha sido suficiente para obtener los puntos que, según los hinchas, el equipo está obligado a conseguir y que no consigue por la rotación y los “inventos” de Lillo. Pero el punto a favor de Lillo, el salvavidas o el ‘bálsamo’ que han recibido los hinchas fueron las victorias sobre los máximos rivales de la Liga, en estos partidos no importa la localía, posición en la tabla o situación de los equipos, para los hinchas estos partidos son para ganarlos y el español los ha afrontado como tal, los ha planteado de manera ofensiva y los ha ganado (Nacional y 2 partidos frente a Santa Fe). Para el hincha Juan Manuel Lillo es una incógnita es una copa en la mitad, que se irá llenando o desocupando conforme pasen las fechas, no hay todavía una ovación, un coro, una demostración de ‘cariño’, pero tampoco ha bajado desde las tribunas una rechifla, un insulto unánime y mucho menos ha dejado de asistir al estadio, la hinchada le está dando tiempo al método de trabajo y esperando que lleguen las victorias.

 – Para la prensa la entrada del español no fue del todo buena, cerrar entrada a algunos entrenamientos, no atender a medios de manera individual, no entregar una nómina confirmada antes de los partidos y  dar respuestas secas y un poco “sobradoras” en las ruedas de prensa, hizo que los periodistas tomaran distancia y salieran algunas críticas. Conforme pasó el tiempo empezaron a entender la filosofía y la forma de trabajar de Lillo y su cuerpo técnico (además la situación en las directivas del club hizo que las miradas fueran a otro lado), aunque continúan los reparos a los cambios en las alineaciones, en la mitad de la Liga reconocen que Millonarios muestra algo diferente y que los cambios no son en perjuicio del fútbol colombiano, sino una especie de evolución que empezó con la llegada de ideas externas (Juan Carlos Osorio y José Pékerman) abandonando la escuela que se tenía desde finales de los 80s. Para la prensa Juan Manuel Lillo es un sujeto extraño, que tiene formas y maneras diferentes pero la evaluación que se debe dar de este va ligada a los resultados y con el final de este campeonato. Aunque están empezando a ver la copa medio llena, hay que tener en cuenta que el trabajo de los periodistas es analizar, informar y hacer que la gente siente identificación con sus posturas, así que unos sectores criticarán, otros alabarán, otros serán indiferentes y es normal, el público es tan diverso que nunca van a estar 100% de acuerdo.

Desde este lugar, escuchando y viendo en cada partido a los jugadores, teniendo la responsabilidad de informar, pero con la pasión del hincha,  debo decir que la copa está medio llena, la manera de trabajar y de afrontar los partidos es diferente, el equipo se ve maniatado por los rivales que se encierran atrás pero ya hay un “Plan B” para romper esas difíciles murallas del  rival, los refuerzos que llegaron tarde ya están aportando y dando variantes que no que no habían en el equipo y tal cual como lo dijo en la última rueda de prensa el técnico ‘azul’, cuando se consigan dos o más victorias en línea vamos a ver el salto en el nivel y así mismo en la tabla, si esto sucede la copa se irá llenando cada vez más.

 

Miguel Ruiz – @MigueRuiZ