Saltar al contenido

¡Otro yerro, otra derrota…!

13/04/2014

Tercera en línea, y como visitante, para ser exactos. Lo que más preocupa es que fueron con equipos bastante discretos, partidos que debían ganarse sobre el papel, o en su defecto empatarse sin atenuantes. Contra Medellín, un garrafal error de Luis Delgado; contra “Los Petroleros”, la desatención y la falta de definición nos cobró por ventanilla, y ahora hoy, otro grosero yerro, esta vez con un protagonista que reaparecía con alguna expectativa, Dawling Leudo, acabó en segundos con la misma.

Este es uno de aquellos juegos que causan pereza y fastidio ver, y preciso, a penas para la comidilla de nuestros detractores, contra el colero de la Liga, ¿se imaginan…? Semana larga Dios…!!. Y es que voy a comenzar destrozando a los desastres, y para ello traigo de inmediato a colación todas las posdatas que publiqué anteriormente en contra de Wesley López, y lo llamo por su nombre por pura educación y respeto al ser humano, porque mis adjetivos para calificarlo como jugador serían impublicables. Mi pregunta es: ¿en qué estaba pensando el empresario que trajo a este brasilero como reemplazo de Erik Moreno?, ¿es a caso el tal Anderson Plata mejor jugador que Yuber Asprilla? Millonarios no tiene delanteros, poco a poco entiendo el por qué de los 4 millones de dólares que ofrecen o especulan algunos clubes por Dayro Moreno.

Hoy conspiraron todas las malas energías para sabotear la prometedora campaña de Lillo. No hubo orden, ni contundencia, Millonarios careció de humildad y pecó por exceso de confianza, sí, eso, lo que Juan Manuel tanto niega, se dejó quitar el balón en el segundo tiempo y la aceptable presentación de la primera parte se esfumó. Un equipo, prácticamente amateur, lo hizo ver muy mal al final, Uniautónoma se creció como todos los equipos que siempre quieren ganarle a nuestro gigante Millonarios.

Esto de clasificar tan rápido me comienza a dar comezón, teóricamente brinda cierta tranquilidad, pero en la práctica invita a una relajación algo tóxica y poco ortodoxa. Seguimos creyendo en este equipo y en su compromiso, pero debemos evitar estos desequilibrios y salidas en falso, con este tipo de derrotas tan innecesarias. El Millonarios concentrado, dedicado y con ambición gana con holgura, brinda espectáculo y emociones, siempre nos deja con un enorme sabor a tranquilidad.

PD: ¿el cambio de Omar por M’Bami y el de Otálvaro por Plata eran los correctos? A título personal, allí terminó el partido para Millonarios.

Camilo Andrés Salcedo E.