Saltar al contenido

Poco a poco…

16/02/2014

En su visita a Pasto, Millonarios perdió la gran oportunidad de traerse 3 puntos que lo ubicaran mejor en la tabla de posiciones. Fue un partido que cambió dramáticamente tras la expulsión en el segundo tiempo, inclinando la balanza a favor del Embajador y generando claras opciones que debieron de haber logrado sus frutos. Varias conclusiones:

1)      Los delanteros: Quedó demostrado que los médicos también se mueren…tras ese balón en el palo impulsado por Dayro Moreno en el epílogo del juego. Opciones claras hubo para ampliar el resultado pero no se lograron concretar. Hay que darle crédito al portero rival que sacó más de una buena pero también es evidente que los compañeros de nuestro goleador no andan bien. Salvo el taco de Agudelo en el Gol su aporte fue mínimo, la entrada de Plata poco o nada aportó al frente de ataque y el “pelao” Asprilla igual que en todos los partidos…es un jugador que con sus piques da esa errónea sensación de que con sus zancadas se generarán goles…pero no es así. Es un jugador que le hace falta mucha fundamentación (cuando se le ubica por las esquinas termina siempre en el centro del campo y cuando se le manda por el centro resulta tirado por las bandas) así como un enorme trabajo físico ya que en el hombre contra hombre siempre pierde.

2)      La línea de volantes: Sean 3 o 4, Millonarios ha ganado mucho tanto adelante cuando se encuentra en posición ofensiva como atrás cuando va defendiendo. Mayer Candelo finalizó el juego sin verse exhausto, (escenario normal en la era Torres), lo cual evidencia que los desplazamientos de nuestro 10 son cada vez menores y que su posición en el campo de juego es para lo que se le requiere: crear.  Robayo y Vargas jugaron un partido interesante, igual que con Nacional y su aporte fue vital ya que no solo le transportaron el balón a Candelo sino que también llenaron espacios cuando el cuadro pastuso saltaba al ataque. Millonarios perdió mucho cuando Fabián salió lesionado ya que la superioridad numérica allí se perdió. El Pasto tuvo más espacios para desarrollar su fútbol. La única deuda para mí fue la de Díaz. No fue contundente por la banda izquierda.

3)      3 en el fondo: Hombres para armar esta línea en Millonarios se pensaría que no los hay, pero en los últimos dos juegos no se han visto nada mal. La clave ha sido la rotación entre los laterales y los volantes que se encuentran más tirados por las bandas así como el relevo entre el central y uno de los volantes mixtos. Fiel a la idea que Lillo ha planteado desde que llegó a Millonarios, todos defienden y todos atacan.

4)      El equipo está mejorando: Las cosas como son…no nos trajimos los 3 puntos pero este Millonarios luce mucho mejor que el cuadro que perdió ante la Equidad o ante el Chicó. El trabajo de la semana se empieza a notar así como la rotación de jugadores en áreas claves. Otálvaro y Mosquera volverán pronto así como M’Bami y López ya están prácticamente listos para saltar al campo de juego, ampliando la baraja de opciones del cuerpo técnico. El equipo cada vez se ve más cómodo con el planteamiento de Lillo y en lo personal, me genera la esperanza de que a corto plazo despegue.

Me parece relevante señalar también que con semejante nómina tan limitada, mezcla de novatos y desconocidos, poco a poco el trabajo se ha empezado a notar, evidenciando que entre lo entrenado y el amor propio los resultados pueden alcanzarse.

Veremos cómo nos va ante el Once.

@cuenbeto