Saltar al contenido

Por el título

22/04/2014

Así… con todo el optimismo del mundo escribo estas líneas. Algunos me dirán que debo tener paciencia y tener muy fuerte los pies en la tierra. Algunos me recordarán que no se ha ganado nada y que por delante quedan aún 6 juegos. Algunos me comentarán los problemas que posee nuestra escuadra en la zona defensiva y lo corto de su nómina. Algunos mirarán atrás y me recordarán uno a uno los partidos que gracias a nuestros traspiés dejamos escapar…Y la verdad es que SI…tienen toda la razón.

Pero…acaso no hay razones para ilusionarse? Recuerdo que tras la salida de Hernán Torres y la entrada improvisada de Lillo hace menos de 6 meses la debacle se veía venir…”que no conocía el medio, que ni idea de los jugadores, que era muy poco el tiempo para gestionar un proceso”…y luego esa novela de la salida y entrada de refuerzos…que a la postre minó nuestra plantilla limitando nuestros intereses… El comenzar no fue el mejor y lo más apocalípticos profetizaron una caída en picada del equipo…así fue…Hoy, aportas de iniciar el camino por una nueva estrella, propios y ajenos tendremos que reconocer que el panorama, si bien no es el mejor, es muy diferente al que se esperaba…tanto así que solo por errores personales no se lograron los puntos suficientes para terminar de líderes en la ronda del todos contra todos…juegos como los de Petrolera, Medellín, Pasto, Huila y Equidad debieron culminar muy diferente. Una victoria nos separó de ese primer puesto…

Así que cuando se ve esa tabla de clasificaciones y se hace un balance de lo que ha sido la breve era Lillo las estadísticas señalan que este equipo y esta idea futbolística tienen definitivamente todo para luchar por el título…no como un animador, sino como un fuerte candidato por una nueva estrella. Particularmente el escenario es muy distinto al del último año en el que Millonarios llega a la roda final fuerte anímicamente, con una nómina base competitiva, con un timonel listo a variar su esquema de juego cuando se necesite y con un Millos que si bien no es superior a todos sus rivales, HOY no hay ninguno que sea más que el Embajador. Como obviar el gran presente que vive Dayro Moreno, lo bien que ha andado Mayer Candelo, el gran aporte que ha realizado Fabián Vargas y el trabajo silencioso de hombres como Robayo, Vásquez y Cadavid. Es que definitivamente los hombres los hay y entrenamiento a entrenamiento, el cuerpo técnico ha hecho la tarea de darle forma a este equipo, creando un grupo verdaderamente unido; un grupo  que si bien no es el más amplio ha demostrado ser suficiente para encarar este torneo exprés.

Así que muchachos…amigo lector…Hoy una vez más hay que ponerse la camiseta… esa que nos ha seguido fielmente tantas tardes de futbol…esa que ha sufrido de las derrotas y los triunfos de nuestro Millos querido…esa misma que ha teñido de azul intenso tantas veces la Capital. Hoy una vez más hay que llenar el Nemesio, pero gritando el doble o el triple. Hoy una vez más debemos de montar la fiesta esperando pacientemente ese grito mágico que nos une por un breve instante a todos. Hoy una vez más hay que olvidar lo malo y mirar con optimismo lo que se viene…ese escollo que hoy se llama Equidad…y esa promesa que se llama título. Hoy hay ilusión…hay motivos…y hay futbol.

Hay motivos para soñar!!!

@cuenbeto