Saltar al contenido

¡Semi…felices!

05/05/2014

Semi….contentos, semi….tranquilos, pero al final, ¡semifinalistas! Este primer gran objetivo se consigue en el marco de un partido absolutamente tortuoso, frente a un rival, que a bien supe pronosticar en la crónica anterior: dos líneas de cuatro casi que infranqueables, un cuadro “asegurador” que logró su primer objetivo en el primer tiempo al quitarle y esconderle el balón a Millonarios; algo insipiente e infructuoso en el uso del mismo, pero bastante peligroso cuando se decidía a atacar.

Para ese primer tiempo, los dirigidos por Lillo, decidieron ceder la tenencia del balón y se dejaron copar la mitad de la cancha; bastante engorroso resultó ser el esquema planteado por el profe Otero. Pero comencemos por el primer “Semi”: contentos, muy contentos por haber logrado la clasificación a semifinales, el grupo ha conseguido madurez e identidad de juego en toda esta temporada, Lillo luce cada vez más acertado con los cambios, esta vez fue determinante con el envío de Otálvaro a desenredar aquella madeja de incertidumbres e imprecisiones que presentaban los locales, hasta ese minuto 30 del segundo tiempo.

Por fin se dio, al mejor estilo tenístico, el tan esperado “break point”; y no podría ser de otra manera que pintando al óleo una de las mejores obras que, a título personal, ha podido plasmar Millonarios en pelota quieta; una enorme jugada de laboratorio nacida de los pinceles de una pareja explosiva como “Dayro Dalí” y “Harrison Rembrant”, finalizada magistralmente por este primer artista. Indudablemente, y de lejos, el gol de la fecha y uno de los mejores del año.

Siguiente “Semi”: tranquilos, podemos estar tranquilos de haber conseguido lo que tal vez muchos no contemplábamos en el inicio del torneo, el giro brusco e inexplicable que dio Millonarios en lo administrativo y deportivo, no auguraba tan prometedor desenlace. Ahora estamos a dos partidos de ir “a por la 15…”, como diría nuestro sorpresivo timonel.

Asumo que el planteamiento de ambos partidos contra Equidad llevó a Millonarios a cambiar su modelo ofensivo y ordenado que venía practicando, con holgada solvencia, durante toda la Liga. Este equipo enreda, se repliega y ataca en bloque y siempre hace ver a sus rivales bastante desequilibrados. Debemos recuperar la forma y fortalecer las zonas para que Mayer y compañía puedan hacer de las suyas y retomar la contundencia con los resultados.

La jugada del empate resultó ser una serie de eventos desafortunados, muchos dirán que Román debió haber dejado que el balón vulnerara el tan celosamente protegido marco albiazul, pero la realidad es que el panameño debía tomar esa decisión en milésimas de segundo, pienso que su instinto fue más rápido, seguro nos va a ser mucha falta para esta próxima final.

Finalmente, destacar con enorme agradecimiento la actuación de “Lucho” Delgado, quien en sendas ocasiones salvó prodigiosamente a Millonarios de haber parido, nuevamente, los tan agonizantes  lanzamientos desde el punto penal. Estamos en semifinales, y eso tenemos que celebrarlo, pero con los pies bien puestos sobre la tierra y a sabiendas que debemos corregir mucho en tan poco tiempo, pero con la certeza de que sólo los gigantes aceptan los más grandes retos, y que hasta que nos jactemos, el mundo sabe y sabrá por toda la eternidad que hay un solo equipo en el orbe capaz de latir y respirar con el único y más valioso de sus órganos, su afición.

PD: Muchas gracias Juan Manuel Lillo por asistir a esta cita con la victoria, aún compungido y envuelto de dolor por el fallecimiento de su señor padre. Supongo que esta clasificación está dedicada a su memoria, si es así, lo compartimos plenamente.

Camilo Andrés Salcedo E.