Saltar al contenido

Un acto de fé

08/06/2013

¿Alguien recuerda  peor semana que ésta en los últimos 10 años?

Mientras caminábamos con mi mejor amigo bajo del aguacero por la carrera 30 buscando como llegar a casa (el y yo con los pies helados tanto como iba nuestro espíritu después de la derrota) hicimos un flashback  y no encontramos un recuerdo reciente de una semana tan PAVOROSA para el equipo como esta que termina.

Y si nos extendemos unos días atrás, me atrevería a decir que es la quincena más desoladora de Millonarios en la última década. Hay una mezcla de tantas cosas tristes y preocupantes que la lista se hace demasiado larga: Cuatro lesionados de consideración, 4 derrotas ( tres de ellas en el último minuto – Xolos, Nacional e Itagüí), bajo nivel de jugadores clave, rumores de problemas internos, líos con los antiguos dueños que sigue merodeando por ahí, malos arbitrajes, a punto de salir de los 8 primeros… en fin… podrá haber panorama más gris? (espero que no!)

Durante la semana dije que había que seguir apoyando a este grupo y que la forma como se perdió en Medellín dejaba buenas sensaciones y abría la puerta para ilusionarse con cosas buenas. Muchos pensaron igual y más de 15 mil fuimos al estadio a alentar frente a Itagúí,  bajo ese aguacerito cansón que no paró durante todo el partido. Y si, vimos a  11 luchadores pero cada vez más confundidos. Con el mismo dominio territorial pero la misma falta de profundidad, con las mismas ganas de ganar pero sin saber cómo, con la misma entrega pero los mismos errores. El DT  aún no encuentra el punto de inflexión que rompa esa monotonía que sembró a Millos en sus hoy escasos 17 puntos.

El equipo hasta cierta parte del terreno de juego funciona bien, pero ¿dónde está la chispa… el saborcito? Otalvaro con un par de remates estuvo cerca de anotar, Montero se animó en el primer tiempo y luego de un lujo sacó un disparo que el arquero desvió. El primer gol llegó porque Ramírez se atrevió y booommm… Golazo!!  Pero… y los demás?

Esa falta de imaginación, haciendo de abogada del diablo, no es culpa del técnico, sino de los propios jugadores que no están tomando las decisiones acertadas dentro de la libertad que les permite el sistema de juego.

Renglón aparte merecen Wason Rentería y Jarold Martínez a quienes la hinchada señalo directamente por la derrota. Están en muy baja producción, es innegable,  y el técnico deberá evaluar bien su continuidad en la formación titular. Rentería por momentos es displicente y eso si no se le perdona a un jugador. Martínez por el contrario es sobre revolucionado y eso lo lleva a cometer demasiados errores. No estuve de acuerdo con los fuertes insultos de los hinchas hacia él porque, y vuelvo a ser abogada del diablo, Martínez hace lo que puede. Hoy por hoy el que se equivoca es el técnico quien lo manda a la guerra sabiendo que no está en capacidad de responder. Si Hernán Torres quiere insistir en salir jugando desde atrás o atacar con los laterales, Jarold NO es el hombre!

Yo nunca he jugado fútbol por eso no me extiendo mucho con ese tema de la táctica, de lo que si me atrevería  a hablar es de lo que puede estar pasando por la mente estos atletas ahora que llegó la mala racha. A varios de los jugadores azules se le nota que perdieron la confianza en sí mismos (piensan 3 veces antes de decidir que hacer con el balón) y si la jugada no sale, se nota el bajonazo. Me conmovió mucho ese gesto que vi en algunos de ellos de cogerse la cabeza y mirar al cielo como rogando por una pizca de lucidez.  Supongo que todos pasaron mala noche pensando en qué fallaron o qué pudieron haber hecho para evitar la derrota. No quisiera estar en los guayos de ninguno, porque sé que no la están pasando bien y como deportista me solidarizo con su situación. Pero ya.. es hora de despertar! Aún se puede recuperar terreno y clasificar. O, ¿Cómo hicieron entonces para eliminar a Gremio el año pasado en la Suramericana cuando todo pintaba tan mal? No sé cómo se llama esa estrategia pero por favor utilícenla ahora!

Por lo pronto voy a volver a hacer un acto de fe y voy a seguir creyendo en que el camino se va a enderezar, que no hay problemas internos y que los jugadores del equipo CAMPEON de COLOMBIA van a hacer respetar esa condición. La hinchada esta haciendo bien su tarea: acompaña, aguanta, respalda, empuja y tiene las ilusiones intactas! El equipo tendrá que responder a tanto apoyo, por elemental justicia!

Un abrazo y no paren de alentar!

Gisselle Aparicio – @gisselleapa