Saltar al contenido

Un partido inteligente

08/05/2014

Los primeros 15 minutos de juego me recordaron aquella pesadilla que nos hizo pasar ese muchacho Michael Ortega, en una tarde, del año pasado, absolutamente olvidable para Millonarios; ¿recuerdan que a los 34 minutos ya perdíamos 3-0? Sentí la misma presión de aquel entonces, aunque para esta ocasión, y para fortuna nuestra, no fue aquel Junior contundente y efectivo.

A partir de allí Millonarios comenzó a equilibrar la cancha a su favor, le quitó por tiempos largos el balón a los “quilleros” e incluso, los dirigido por Lillo, pudieron irse arriba en el marcador, tras un espectacular remate de Mayer Candelo que se estrelló rebeldemente en el horizontal, de pica barra, sacudiendo el polvo blanco que remarcaba la línea de gol, del marco juniorista.

 Así terminó el primer tiempo, con un Millonarios más ordenado en defensa, y con cierta peligrosidad cuando se decidía atacar. Voy a resaltar la labor y el nivel de un jugador que estaba muy lejos de mis afectos, Oswaldo Henríquez se ha ido destacando como el segundo al mando de Román Torres, es seguro y limpio en sus quites, rápido y efectivo en las entregas, me gusta mucho esta nueva versión del samario. Fabián Vargas jugó el mejor partido desde su llegada, el bogotano revivió los mejores momentos del volante de la Selección, del América y del Boca.

Dayro estuvo estratégicamente bien referenciado, no pudo hacer su fútbol, Mayer continúa con su sacrificio y su enorme visión de ataque, generando y rematando; vi a un M’Bami bastante inseguro, un Omar Vásquez que intenta mejorar pero que aún no hace la diferencia. Lewis Ochoa repitió su dosis de estancamiento, no fue el lateral explosivo que todos esperamos. Robayo, una sí, otra no, pero se le abona, como siempre, el acostumbrado litro de testosterona que le pone a cada partido. Finalmente Lucho Delgado no podía dejar ir al respetable, sin la atajada de la noche, en las postrimerías del intenso y muy disputado juego.

Desde mi perspectiva, Millonarios, para el segundo tiempo, le dio el trámite justo para traerse el empate, pero también debo advertir que espero al Junior muy atrás, le regaló demasiados metros de nuestro último cuarto de cancha y por fortuna para nosotros, no le pegó a media. Toloza y compañía se vieron a gatas para medio vulnerar la sólida defensa Embajadora, definitivamente estaban con la pólvora mojada esta noche. Pienso que los de Lillo debieron arriesgar un poco más, este partido era ganable. Por supuesto, esta llave de semifinalistas aún sigue abierta, es un excelente marcador para los intereses albiazules, pero es necesario que para el domingo, Millonarios salga a solucionar desde el vamos esta cuenta pendiente.

Y el domingo: “La fiestaaaa, será monumentaaaaaal….”

PD: Que Millonarios ofreció por última vez la compra del 50 % de los derechos deportivos de Dayro, ya se sabía que el Once jamás lo iba a aceptar, pero no me parece mala idea, Dayro es nuestro ídolo hoy, pero cuidar la finanzas del Club  debe ser para toda la vida. Nunca lo hago, pero hoy debo decir, buen arbitraje el de Lamourux…

Camilo Andrés Salcedo E.