Saltar al contenido

Una derrota sin necesidad

02/04/2014

Lo que parecía un partido tácticamente de trámite y absolutamente manejable, se convirtió en una madeja de enredos e imprecisiones imperdonables. Lo de los invictos y lo de la seguidilla de victorias me tienen sin cuidado, lo que hoy no estuvo bien es que Millonarios entró a la cancha con la “tranquilidad” de la clasificación prematura, al parecer, hoy, les hizo daño. Pienso que dejaron en el camerino la mente, el orden y el sacrificio que los dirigidos por Lillo han demostrado en los últimos partidos. No fue el mismo Millonarios contundente, el que propone todo el tiempo y va al frente sin importar el rival.

Con todo el respeto que se merece nuestro gran Hernán Torres, este Independiente Medellín no le mete miedo a nadie, y eso es lo que más me impulsa a asegurar que fue una derrota innecesaria. Horrible partido el de Fabián Vargas, desordenado, impreciso y falto de distancia; sin ser el gran reemplazo de Robayo, “Ganiza” Ortiz intentó hacerlo mejor. Este modestísimo Medellín logró incomodar como pudo a la zaga albiazul, confundió hasta al propio Román Torres y puso nervioso en varias ocasiones a Cadavid; fue tan así, que hasta el propio Luis Delgado cometió el error más grosero de su carrera, que a la postre le daría los tres puntos a los rojos de la montaña.

Pero bien, no vamos a condenar el gran trabajo que viene realizando Juan Manuel Lillo y sus muchachos, un partido malo lo puede tener cualquiera, y desafortunadamente hoy nos tocó. Sin decir que nos sembremos en esta aparente zona de confort, por aquello de la clasificación adelantada, por cierto justa y con números contundentes, si quiero dejar claro que va a ser mucho más fácil corregir esta tipología de juegos estando ya clasificados.

Importantísimo reafianzar nuestro favoritismo y poderío venciendo al Deportivo Cali, el próximo sábado, en El Campín, y nuevamente con transmisión de la Futbolmanía de RCN. Pienso que será cuestión de ajustar cositas en la mentalidad más que en el esquema de juego; entender que los partidos se pueden perder pero siendo fiel a la filosofía y al estilo de juego que viene entregando más que satisfactorios resultados.

PD: “Manque sea”…! A punta de extraños rebotes en el área, le conocimos un gol a Wesley…

Camilo Andrés Salcedo E.