Saltar al contenido

Una nómina que gane títulos

26/05/2014

Comenzando el año, todo fue incertidumbre en el interior del equipo. Como siempre pasa, los nombres que sonaban para llegar y salir de la institución fueron muchos y al final, la hinchada tuvo que ver cómo empezaba el campeonato y la nómina aún no estaba plenamente confeccionada. Llegaron “refuerzos” que no disputaban un solo partido de fútbol hacía más de seis meses y al final, aunque en el papel se tenía una nómina de 29 jugadores, lejos suficiente para disputar un solo torneo en el semestre, fue en realidad un grupo limitadísimo, carente de variantes que pudiesen ofrecer opciones claras, no solo durante un mismo partido, sino también a mediano plazo en donde la rotación era necesaria debido a lo veloz del campeonato.

Lillo ante el desconocimiento de su equipo hizo al comienzo lo que creyó más lógico: Confió en los 29 jugadores y los puso a jugar a todos… y ante la mirada atónita del país futbolero, las críticas que le cayeron desde la prensa y las gradas y lo que al final evidenciaron los resultados y el rendimiento en los partidos, tuvo lamentablemente que darse cuenta que contaba con un equipo tremendamente desbalanceado, mezcla de inexperiencia y veteranía. Allí, en ese punto en donde el árbitro sentenciaba el final del partido y el marcador no fue el esperado, fue donde Lillo tuvo que comprender que su equipo de “29 titulares” realmente apenas y si llegaba a 16.

Para mí estos fueron los hombres…la verdadera nómina: Delgado y Ramos en los palos, Torres, Cadavid y Henríquez alternando como centrales, Ochoa por la Derecha, Díaz por la Izquierda, Leudo apoyando ambas bandas, Robayo y Vargas como carrileros, M’bami y Ortiz en la marca, Candelo, Otálvaro y Vásquez en la creación y arriba Moreno como único delantero. Esos fueron los hombres en lo que confió el técnico y como vemos, apenas y si dio para montar un equipo competitivo ya que en más de una zona no existieron recambios reales.

Ante lo traumático que resultó el cambio de DT, el planteamiento de un nuevo estilo de juego y lo minado de la nómina, Millonarios, en algunos partidos con mucho y en otros con muy poco, demostró estar a la altura del campeonato y al final, como lo ha venido siendo desde la era de Richard Páez se convirtió en un gran animador del campeonato que por poco le alcanza para llegar en éste a la final. Ganamos una liga, una copa y hemos estado allí metidos peleando casi todos los torneos que hemos disputado desde hace 3 años en donde en todos ha habido algo constante: Una nómina súper pequeña que pareciera que siempre intentara valerse de jugadores claves en ciertas áreas del juego. Veníamos de la ruina económica, de un pésimo manejo administrativo y de una paupérrima gestión en la divisiones menores…más de un campeonato antes del 2011 se jugó con las uñas…

Pero hoy, el presente de Millonarios es muy distinto. No es un equipo al que le sobre el dinero pero sus buenas actuaciones y el enorme acompañamiento de esta hinchada fiel ha ido poco a poco llenando las arcas nuevamente… Así que…no es hora ya de armarnos con un equipo que gane títulos? No es tiempo de que se decante nuestra nómina de 29 jugadores y se reemplace o se refuerce todas y cada una de las posiciones en que el equipo no está bien? La hinchada hace mucho dejó de creerse el cuento de que el extranjero es mejor al nacional…así sea brasilero…así que tenemos que seguir trayendo troncos del exterior que le valen al equipo una fortuna y que poco o nada le aportan a la institución?  Me niego a aceptar que el presente de Millonarios no le permita invertir…quizá no para mantener a Dayro, pero sí para hacerse de una nómina fuerte en todas sus líneas.

El próximo semestre, Millonarios tiene la gran oportunidad de volver a brillar, no solo en el plano nacional, sino a lo que le espera por Sudamericana. La realidad es que hay muy buenos equipos en esta edición…basta con ver los que van de Argentina, Chile o Paraguay: Cerro Porteño, Universidad Católica, River Plate o Boca Juniors…sin contar que aún no se han definido los equipos brasileros ni los uruguayos. Es decir…va a ser un torneo muy duro.  Millonarios debe definitivamente estar a la altura del campeonato…a la altura de su gran historia y empezar desde ya a escribir un nuevo capítulo. Ya pasaron los tiempos malos…esos veintitantos años en los que no ganábamos el torneo local. Es momento de pasar de una vez por todas la página y hacer honor del gran nombre que tiene nuestra institución. Desde las gradas…desde la calle, la hinchada hará su trabajo de acompañar, de alentar, de gritar, como siempre ha sido…ahora es tiempo de que los directivos den un paso adelante, se metan la mano al bolsillo y tomen el riesgo de formar una nómina acorde a las circunstancias, a los retos que se nos avecinan.

Es tiempo de que Millonarios deje ser un gran animador de torneos…hay una enorme diferencia entre tener equipo para luchar los campeonatos y tener nómina para lograr ganarlos.

Es tiempo de empezar a sumar.

@cuenbeto