Saltar al contenido

Una victoria con orden, coraje y pundonor…

23/02/2014

Tal y como hace 15 días, contra Nacional, las apuestas arrojaban unos resultados de 100 a uno a favor del local: el ambiente, las campañas, lo administrativo, lo deportivo, e incluso, lo motivacional, tras lo ocurrido con el Once, vaticinaba un marcador incierto y poco probable a favor.

Ohhh! Sorpresa por Dios, nuevamente, el extraño y resistido esquema de Juan Manuel Lillo volvía a dar resultado; y es que este proceso españolizado, lleno de avatares y sumido en el albur de la suerte, no brindaba ninguna garantía como para llegar tranquilo a un Clásico. Este Millonarios de hoy supo parársele con orden y carácter a un Santa Fe que por momentos se vio impotente y disminuido con este sorpresivo planteamiento que le copó todos los espacios.

Letras aparte merecen Delgado y nuestro enorme espartano Román Torres, quien cual “Leonidas” se batió a muerte por cada balón que disputó. Hacía rato no le veía un partido tan regular y estable a Mayer, corrió, lucho y fue preciso con las asistencias que tuvo. Tenemos el retorno de un inmaduro pero importantísimo Omar Vásquez, para este esquema de ataque rápido y con volumen que propone Lillo, eso sí… ipso facto, un jalón de orejas, le cabe…

Tácticamente hablando, lo de Millos fue un partidazo, se defendió con orden y atacó con mucho volumen; todos jugaron con voluntad y coraje, concentrados y, por momentos, con movimientos casi quirúrgicos en lo que a practicidad y efectividad se refiere, por ende el resultado. Estos son de aquellos partidos que se ganan con un mérito enorme, cuándo se pone la piel y la cabeza, por lo general, se termina sacando pecho…

La gran pregunta sigue ahí flotando, latente y amenazante: ¿Cuál será el Millonarios que jugará frente al Atlético Huila, a mitad de semana?, ¿el de los 300 de hoy contra los 10 mil persas, o el del Goliat que se deja cascar infantilmente del David…?

PD: … qué diablos se le pasó por la cabeza, al señor  Luis Sánchez, a quién se le inundó el cerebro cual réferi de barrio, ignorando la enorme norma de ventaja que debió aplicar, sin titubear, y así permitir el justo y más que merecido segundo gol del Embajador…???, entre otras cosas: Camilo que dijo…navidad otra vez…???

Camilo Andrés Salcedo E.