Saltar al contenido

Una victoria para seguir creyendo

12/03/2014

Podríamos decir que esta es otra victoria del verdadero proceso. Si bien no se jugó con categoría, Lillo planteó un esquema serio desde lo táctico, respetando su filosofía: posesión y manejo del balón; de pronto en lo que falló y lo que le faltó al equipo fue agresividad y orden, tarea que sí se cumplió en los más recientes clásicos memorables. Como de otra historia mágica emergió en este confuso partido, el Mayer Candelo que todos soñamos, ese 10 de condiciones excelsas, quien nos supo regalar una de sus mejores pinturas de su ya muy reconocida galería de golazos.

A partir del gol, Millonarios comenzó a lucir nervioso y desacertado, tan así, que hasta Cadavid resultó ser el adalid de la zaga albiazul, un jugador muy resistido por la afición pero que hoy descrestó por su entrega y seguridad. Pienso que Junior, sin ser la tromba que siempre suele ser en Barranquilla, y más con Millonarios, no supo aprovecharse de las ventajas y espacios que otorgó, por largos lapsos, el medio campo visitante.

Alex Díaz va a tener que trabajar mucho, no cumplió ni atacando ni defendiendo, provocó varias jugadas de riesgo que pudieron haberle cambiado la historia a este difícil partido. Wesley López se mostró un poco más y trató de moverse estratégicamente, pero aún le falta mucho. Dayro se vio muy sólo, y afortunadamente aquella jugada peligrosa no pasó de ser un susto más.

Podemos decir que es un gran balance desde el resultado, que dentro del proceso se deben ajustar varios puntos que hoy no jugaron a favor, y que anteriormente nos habían entregado, con holgado beneplácito y mucha ilusión, presentaciones casi perfectas. Básicamente, lo de hoy fue muy válido para el profesor Lillo, en la medida que continúe utilizando lo mejor de su equipo para ir corrigiendo esas debilidades sobre el camino, pero ganando todos los puntos que se puedan.

El domingo contra Itagüi, en casa, y con transmisión de la Futbolmanía, desde las 4:40 pm, es la oportunidad perfecta para demostrar que lo de Millonarios y su nuevo esquema, es para comenzar a tener en cuenta, que la propuesta de Millonarios siempre sea definida y seria, en cada estadio que nos reste por visitar.

Enhorabuena para Lillo y sus dirigidos que ya empiezan a entender y a asimilar el drástico pero esperanzador cambio.

PD: me pareció ver el fantasma del “Piojo” Acuña en Hernández, intentando engañar al juez con el histriónico piscinazo, faltando dos minutos para terminar el partido…..ahhhhh, chuchiiii…!!!

  Camilo Andrés Salcedo E.

FOTO: Alfonso Enrique Cervantes – eldeportivo.com.co