Saltar al contenido

¿Y los refuerzos?

05/01/2014

A más de un mes de la oficialización de la salida de Hernán Torres y tras la enorme cantidad de noticias entorno a la salida y llegada de posibles jugadores, inició la pretemporada y hay que decir que casi casi… seguimos igual. Sólo dos novedades:

1)      El regreso de Vásquez y Henríquez al cuadro Embajador: Se fueron hace un año de Millonarios sin molestarle a nadie. Uno con suficientes minutos en la mitad del campo nunca pudo hacerse con la titular. Se vio superado en fútbol por Otálvaro y por el “Gato” Tancredi. El otro, eterno suplente de Franco. Contó con más minutos en la titular el uruguayo Ignacio Ithurralde… y vaya que eso dice mucho… Dos jugadores que partieron sin pena ni gloria de la Institución regresan ante la mirada atónita de la hinchada que hoy no puede menos que preguntarse si estos serán sus refuerzos para el presente semestre. Hay que decir a favor de Ómar que éste llega con ritmo de juego. Vásquez tuvo continuidad en su último equipo (Delfines) donde disputó 18 partidos… no siendo el mismo caso de Henríquez el cual tuvo un pobre segundo semestre donde las lesiones y la suplencia no le permitieron jugar muchos partidos. En otras palabras, Oswaldo regresa a Millonarios a recuperarse. Es un jugador que regresa “tocado” y con poco fútbol a una posición en donde se requiere un jugador en plenitud de condiciones.

2)      La salida de Jhonny Ramírez: Después de todo el novelón que hubo con Ramírez el año pasado entorno a sus líos contractuales muchos pensamos que este sería uno de esos jugadores que permanecería en la Institución durante muchos años. En el 2013 supimos de tutelas, demandas, recursos, segundas instancias, citaciones… y la realidad… es que el rendimiento del jugador fue “normal”. No fue precisamente un jugador desequilibrante ni decisivo en la primera línea de volantes. Alternó todo el año con Blanco y Robayo. En el primer semestre, el equipo sintió mucho su ausencia y en el segundo, fue un jugador que aportó lo que tenía para con el Embajador. Se caracterizó por ser un jugador fuerte, a veces mal intencionado, pero con unos pulmones gigantescos para correr los 90 minutos. Fue un jugador mejor aprovechado en el equipo campeón del 2012 en donde no solo recuperaba la bola sino que aportaba ese primer pase en ofensiva. En el 2013, al igual que con Robayo, nunca se supo claramente lo que se quiso hacer con él. A veces muy metido atrás, casi siendo un central más…a veces muy tirado por la banda derecha, casi jugando de lateral…a veces corriendo por todo el centro del campo, apostándole a las piernas…al sacrificio. Bajo el escenario actual, Millonarios se queda con un volante de primera línea (Blanco) y dos volantes mixtos (“Ganiza” y Robayo) quedando como gran interrogante la posible llegada de un refuerzo a esta zona o en su defecto un completo revolcón al módulo planteado por Torres durante año y medio. Mucha suerte a Ramírez en el Junior de Barranquilla.

La verdad resulta lamentable la pobre gestión de los accionistas y nuevos directivos del equipo. A falta de pocos días de que se tenga que inscribir el listado definitivo de jugadores para los campeonatos a disputar, lo único que se evidencia es una completa Improvisación en el cuadro Azul de la capital. La realidad es que a la fecha son más las salidas que los hombres que vienen a reforzar al Embajador.

Esperemos mejores noticias…

@cuenbeto